Salsa Brava Vol 3
Salsa
Del Tío Pepe en Sabana Grande al Club Corso en New York

Del Tío Pepe en Sabana Grande al Club Corso en New York

2
7157
0
Martes, 18 Marzo 2014
Salsa y Sabor

Un local estrecho en la calle Negrín de Sabana Grande, a pocos metros de la avenida Casanova, parroquia El Recreo en Caracas allí los fines de semana se disfrutaba de la salsa sabrosa y alegre, en un espacio estrecho pero con mucho ambiente afrocaribeño por casi cinco décadas estuvo deleitando no solo con sabores de la gastronomía española y gallega sino con las audiciones de una sabrosa salsa.

 Hasta que  en  el mes de octubre de 2011, cerró operaciones, fue el famoso Tío Pepe, fundado por Sancho Regino Batallan García, gallego que dejó descendientes venezolanos y vendido al final por su hijo, Manolo Batallan, a un grupo de empresarios portugueses.

A pesar de no presentar orquestas ni cantantes, allí se cocinaba la mejor salsa bailable,  en los últimos cuarenta años de sus cincuenta de existencia que estuvo abierto. Más que todo porque allí se dieron citas los mejores dj de la década de los años 70 y 80, como Clemente Vargas Junior y mi gran amigo (QEPD) Enrique Bolívar Navas. Dos magníficos profesionales de la locución, conocedores de la música afrocaribeña quienes convergían con, músicos nacionales y extranjeros actores, actrices, periodistas, rumberos como El chino Jaime Hung, Carlos Sánchez, El Alcatráz, Simón Bolívar (el de Caricuao), Pedro La Corte y el actor Freddy Galavis.

Así como también músicos del ambiente latino caraqueño como Cheo Navarro o el boricua Ray de La Paz. En sus paredes, gracias al arte del caricaturista, Pedro Espinoza, se exhibían los rostros de la clientela más asidua y bohemia del lugar, y  del arte plástico de artistas del pincel y el lienzo.

Rumbas-Tio-PepeEntre la bulla de marcar la clave con el servilletero de metal el negro Iglesias, las maracas de Tony Millán y el estridente sonido del equipo de audio con los cassetes de salsa, transcurría el tiempo y la bohemia, en el Tío Pépe, los fines de semana y en el mes de abril se celebraba el aniversario de su fundación, por todo lo alto. Sus DJ espontáneos ubicados detrás de la corta barra, no fallaban, con aquellos amigos como Cheche, Carlos Sánchez, Manolo Mariño y otros tantos como: Betty Zapata; Kiko Bastidas, Domingo Montes de Oca, que de llegar a nombrarlos a todos, el texto sería muy extenso. Hago este recuerdo nostálgico de uno los sitios más rumberos de la Caracas de los años 70 y 80 como la discoteque La Pelota, de Paúl Casanova; La Naya, en la carretera vieja de Baruta; El Maní es Así, con mi amigo Gustavo Cedeño.

Para llegar a el Corso en la Calle Ochenta y Seis de la 205 Este, saliendo de la esquina de la Tercera Avenida en New York. En el año 1968, Tony Raimone se convirtió en el dueño, de el Corso. El 2 de agosto de 1968, la orquesta de Pete Bonet, compuesta por doce integrantes y dirigida por Louis Ramírez, hizo su debut en el club.. Contribuyendo a la popularidad del Corso estaban los anuncios, como éste que escribío Max Salazr, titulado “El Corso, la Casa del Sonido Típico”, para la recién fundada revista Latin New York.

Una tarde, Pete Bonet, vocalista nacido en Santurce, Puerto Rico, persuadió al dueño para que lo dejara promover una noche de música latina. Bonet había grabado recientemente uno de los álbumes más vendidos, Soul Drummer, con la orquesta de Ray Barreto. Es así como contrata la orquesta de Barreto y llena todo centímetro cuadrado del club. De manera subsiguiente, Bonet y su hermano Julio llenaron el club cada atardecer de miércoles a domingo al contratarse orquestas de arraigo popular como las de Tito Puente, Machito, Eddie Palmieri, Johnny Pacheco y José Fajardo, así como también la Orquesta Broadway, la Típica Novel y la Sonora Matancera.

En el año de 1982 llegué al Corso de manos del conguero Eddie Montalvo y Peter Viloria. Era uno de los muchos momentos históricos en la historia de la Música Latina que se desarrollaron entre 1969 y 1985 en El Corso, la “Casa del Sonido Típico Latino.” El 18 de abril de 1975 la unión histórica entre Tito Puente y Valdés  se dio en el Corso. A la 1:00am, poco después de que el conjunto de Johnny Pacheco había terminado con una electrizante guaracha.

el corso 2 Ernie Ensley and Dottie Adams at the Corso ClubNYC in the 1960s

La poca alumbrada sala de baile de momento se vio prendida con las luces blancas del techo, mientras los bailadores se apresuraban para encontrar un lugar donde poder apreciar el espectáculo. De acuerdo a Machito y a Miguelito Valdés, el Tito Puente de mediados de los setenta era una persona madura que había expresado su deseo de estar en el mismo anuncio que Tito Rodríguez y Vicentico Valdés. Es la referencia histórica de dos grandes de la música latina, Tito Puente y Vicentico Valdez; pero en el año de 1982 me tocó disfrutar en persona a Bobby Rodriguez y la Cia, junto al gran Héctor Lavoe y su orquesta.

Llegue como reportero del magazine Notimusic a New York al emblemático Club Corso, el que se hizo famoso con el tema de Johnny Pacheco y cantado por Héctor Casanova, conocido como “Corso y Montuno”. más adelante les escribiré sobre el sitio que se mantuvo después del cierre del Palladium Ball Room. La “ After Hours” de Avelino Pozo.

Consulta bibliográfica en Mambo Kingdon Latin New York-Max Salazar-Fuentes orales: Jaime Hung, Tony Millán, Simón Bolívar, Kiko Bastidas

Lavoe en El Corso

Nota: Amigos si algunos de ustedes posee fotos o alguna otra información acerca del Night Club “EL CORSO” New York o “TIO PEPE” Caracas, Venezuela, para enriquecer este articulo por favor enviarlo a salsabravave@gmail.com y deja el comentario en el articulo. Gracias

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *