Salsa Brava Vol 3
Salsa
Joe Arroyo “El Joe”

Joe Arroyo “El Joe”

Like
335
0
Viernes, 18 Abril 2014
Foraneos

josearroyo1Álvaro José Arroyo González, mejor conocido como Joe Arroyo, uno de los más grandes intérpretes de la música caribeña de Colombia entera, nació en Cartagena de Indias el 1º de noviembre de 1955, hijo de Guillermo Arroyo (quien los abandonó al nacer) y de Ángela González. Un dato curiosos sobre el padre de Joe, el Sr. Guillermo Arroyo, el popular «Negro Chombo», es que tuvo 39 hijos, con seis mujeres, todas llamadas Ángela.

 Este compositor e interprete, llamado El sonero de América, El Joe, fue aficionado a la música desde muy niño. Cuando pequeño le llamaban “Voz de tarro”, porque cantaba mientras cargaba un par de latas de manteca llenas de agua, y en su ir y venir disfrutaba el eco que producía al colocarse las latas vacías, el afirmaba que se imaginaba en un escenario donde era aplaudido, imitando a Rápale, el mismo se ovacionaba al cantar el ave Maria, un sueño de niño que poco tiempo se haria realidad. Hizo su primera presentación a los ocho años de edad, en el colegio Santo Domingo, en La Heroica. Allí lo conoció Mincho Anaya, profesor de piano y director del conjunto que tocaba en el hotel Americano. Fue él quien lo llevó a cantar durante cuatro años a Cartagena. Así se produjo su paso al mundo musical.   Su historia cual novela, es fascinante y fantástica, pues ya a los ocho años se estrenó como un artista prometedor en un bar del bajo mundo de su ciudad natal. Para ayudar a su madre, cantaba en burdeles hasta la madrugada, y, a las siete de la mañana, lo hacía en el coro del colegio de curas, en el que estudiaba. Hasta que fue descubierto y expulsado.  Iniciaba la década del setenta cuando Joe Arroyo dejó de cantar en el barrio Tesca, se le presentó la oportunidad de trabajar en nueva orquesta que se estaba organizando en Barranquilla. Sus pasos llegaron hasta Galapa, un pueblo donde vivía el director de la orquesta La Protesta de Colombia, Cástulo Boiga. Esa fue su nueva familia. Su madre demandó al director por sonsacar un menor de edad, pero Joe Arroyo le expresó con firmeza que su futuro estaba en la música. Los sueños de su madre, de ver a su hijo graduado como abogado, se habían esfumado.

 Empezo a trabajar en Puerto Colombia, allí fue su primer encuentro con Julio Ernesto Estrada “Fruko”, el hombre que inició con éxito el movimiento de la salsa en Colombia. Por coincidencia Fruko estaba buscando un vocalista para su orquesta los Tesos, ya que no había logrado un acuerdo económico con “Píper Pimienta”. Joe Arroyo viajó a Medellín y grabó “El ausente”, una obra de Isaac Villanueva. Como un digno “Teso”, aquel joven carismático retumbó en el mundo de la salsa gracias a su majestuosa voz que le dio vida a éxitos como “Tania”, “El caminante”, “Manyoma”, “Confundido” y “El ausente” y Tania (la primera canción de su autoría que grabó con Fruko), canciones con las que se hizo innegable el nacimiento de una nueva estrella del género.   Luego de brillar con Fruko, “El Joe” también se unió a las conquistas musicales de The Latin Brothers, orquesta fundada por el gran bailarín Piper Pimienta, antes vocalista de los Tesos, junto a quienes cantó “Báilame como quieras”, “Suavecito, apretaito” y “En su salsa”. Durante la década de los setenta Joe Arroyo se convirtió en la figura más solicitada de Colombia, pese a su juventud y gracias a su espectacular registro vocal, que lo llevaría a ser uno de los personajes más interesantes de la salsa moderna.

En 1981 fundó en Barranquilla su propia orquesta, La Verdad, y se dedicó a viajar por el mundo. Con esta orquesta grabó canciones propias y ajenas y en la década de los ochenta se convirtió definitivamente en uno de los intérpretes más importantes de la música latina en Colombia, consiguiendo el reconocimiento absoluto del mundo de la salsa, que en estos años se estaba inundando de artistas y sonidos de Nueva York, Miami, Puerto Rico y República Dominicana.  Ejemplo de ello es que participó en todos los grandes eventos del mundo latino: Carnaval de Barranquilla, Festival de Salsa de Nueva York y Festivales de jazz en Bruselas y París, son comunes y constantes en su agenda artística.
josearroyo

En 1983, su salud se deterioró en grado sumo por un problema de tiroides y cierto abuso con la rumba. Pasada esa durísima época volvió a ser quien era, multiplicando su carrera en todos los sentidos. Ejemplo de ello es que consiguió dieciocho Congos de Oro, seis de ellos consecutivos (1984-1989). En febrero de 1990 se creo el Súper Congo de Oro para ser otorgado a Arroyo.

En 1985 interpretó un tema en el álbum Llegaron, de la banda de Alberto Barros Los Titanes, iniciando un fructífera colaboración. Barros tocaba el trombón y contribuyó a los arreglos de algunos de los discos de Arroyo y La Verdad. Charlie Pla, hermano del líder latino e intérprete de timbales Roberto Pla, se ocupó de la percusión con La Verdad en varios de sus discos.

En 1989 actuó en el Empire Ballroom de Londres. Sus discos Fuego en mi mente (1988), En acción (1990) y La guerra de los callados (1991) se editaron en el Reino Unido a través de la subsidiaria de Island Records, Mango. El álbum Fuego en mi mente (1989) contiene un solo de piano de Chelito de Castro y varias canciones influidas por la música africana y la salsa contemporánea.

 Se ganó el trofeo en el concurso Mundial de la Salsa en el Madinson Square Garden de Nueva York. El empresario Ralph Mercado le advirtió que tenía que tocar sólo salsa, pues: “si sales con tus discos de verbena carnavalera, te tiran latas vacías”. Joe salió juicioso con los tres primeros temas salseros, pero el cuarto tema fue el sabroso fandango A mi Dios todo le debo. Contrario a las predicciones de Mercado, todo el coliseo cantó y bailó el disco con el Joe. La gente lloraba y le sacó pañuelos. Lo bajaron en hombros y por eso ganó el concurso.

 La leyenda de un matrimonio africano, esclavos de un español, dio a la vuelta al mundo entero con “un pedacito de la historia negra” en la potente voz del “Joe”, acompañada del exquisito solo de piano ejecutado por Chelito de Castro en la portentosa “Rebelión”. Tantos recuerdos quedaran de este cantante, otros éxitos como “Noche de Arreboles”, “Centurión de la Noche”, entre otros.

josearroyo2 josearroyodiscog

 La carrera de “El Joe” surgió imparable y el mundo siguió sus pasos que bailaron al ritmo de letras románticas, melancólicas, alegres, históricas y contagiosas pues además de interpretar gran variedad de ritmos latinos tradicionales como la salsa, el son, el montuno y la cumbia nativa, Joe Arroyo experimento y ha desarrollo su propio estilo: el Joesón, donde logró la mezcla perfecta de los aires bailables del trópico colombiano, con las raíces africanas, tal ejemplo es “Yamulemau”, música africana vaciada en los bombardinos, trombones, flautas y timbales de la música costeña. Fue pionero, a mediados de los años 80, de la forma de fusión pancaribeña denominada son caribeño, y muchos de sus discos, excelentes, son ejemplos paradigmáticos de la mejor salsa caribeña que trajeron algunos de los más grandes logros que el universo de la música bailable ha llegado a conocer.

 “El Joe” murió el 26 de julio de 2011, a las 7:45 a.m., en la clínica La Asunción de Barranquilla a causa de un paro cardiorrespiratorio, producto de una crisis hipertensiva, cardiopatía isquémica y diabetes mellitus con descompensación simple, que lo había mantenido en cuidados intensivos desde el lunes 27 de junio del mismo año. Fue sepultado el 27 de julio de 2011 en el cementerio Jardines de la Eternidad de Puerto Colombia.Se fue a cantar al cielo, para poner a gozar y a bailar a los ángeles, que brille para el la luz perpetua.

 

Comentarios

La Salsa Brava

76 posts | 0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *