Salsa Brava Vol 3
Salsa
LUIGI TEXIDOR “EL NEGRITO DEL SABOR”

LUIGI TEXIDOR “EL NEGRITO DEL SABOR”

Like
1625
0
domingo, 20 abril 2014
Bio

luiguiLuis Guillermo Texidor, es nacido en Santa Isabel, el 20 de enero de 1935, hasta la fecha tiene 15 hijos, 29 nietos y 10 bisnietos. “Luigi” como se le conoce artísticamente, es un hombre de temperamento fuerte,por eso que siempre prefiere estar de buen genio y bromeando. Confiesa no haber tenido formación musical, sin embargo, siempre se rodeó de la gente que sabe en el medio.

Luis Guillermo Texidor, es nacido en Santa Isabel, el 20 de enero de 1935, hasta la fecha tiene 15 hijos, 29 nietos y 10 bisnietos. “Luigi” como se le conoce artísticamente, es un hombre de temperamento fuerte,por eso que siempre prefiere estar de buen genio y bromeando. Confiesa no haber tenido formación musical, sin embargo, siempre se rodeó de la gente que sabe en el medio.

 Comienza en la música tocando Bongó, y tumbadora con los Caribbean Kids de Santa Isabel, allí también tocaba Mario Ortiz.  Afirma que su influencia musical estaba marcada por su gusto por  Beny More, Vicentico Valdes, Tito Rodríguez,  Cortijo y su Combo, entre otros.  Más tarde se integró a la Orquesta Hispana de Juana Díaz donde, al mismo tiempo que tocaba las tumbadoras, tuvo la oportunidad de cantar por primera vez. Más tarde acepta la oportunidad de cantar que le ofrece Chago Martínez para que formara parte del grupo Antonetti y su Combo, donde permaneció varios años, interpretando un repertorio variado que incluía las melodías más destacadas en la programación radial del país.

El primer momento importante en su carrera se produjo en 1963, cuando ingresó a la orquesta del veterano músico don Quique Lucca, La Sonora Ponceña, allí fue cuando se convierte en un cantante completo. Al ingresar en la banda, Luigi comparte tarima con el vocalista Papo León, quien abandona la agrupación en 1966, es así como Luigi se quedó solo como vocalista del grupo hasta 1968.  “Durante mis primeros años con la Ponceña”, dice, “cantaba los boleros de Vicentico Valdés y otros más de moda, además de temas bailables”. Pero en 1965, su voz comenzó a darse a conocer en la radio tras la grabación de su primer disco de 78 rpm, donde interpretó dos temas, uno de ellos el bolero Perdóname.

El segundo fue en el año 1969, cuando participó en el primer LP de la Sonora Ponceña, un proyecto para el sello Inca, producido por el pianista Larry Harlow que, bajo el título de Hacheros pa’ un palo, lo encontró cantando varios de los temas junto a Humberto “Tito” Gómez.  Con la aparición del álbum Conquista musical (1976), Luigi se convirtió, sin discusión, en la voz más prodigiosa de la Sonora Ponceña, logrando los éxitos de Ñáñara Caí, Bomba Carambomba, La clave y El pío pío. Un año más tarde, repitió la misma hazaña con El gigante del sur, dejando su huella sonora en los temas Boranda, Noche como boca ’e lobo y Omelé.

luigi2

Tras una extensa y profusa jornada musical, Luigi abandonó la orquesta de don Quique y Papo Lucca tras confrontar problemas con Yolandita Rivera quien cantaba también en la Ponceña, situación que el artista cataloga como “un mal entendido que gracias a Dios está resuelto, porque hoy son los mejores amigos, casi hermanos”.  A través de los años, aparte de la Sonora Ponceña y de Bobby Valentín, Luigi ha grabado con las populares orquestas de Perico Ortiz y Don Perignon; y durante la época de La Fania, perteneció a esa compañía, a la que dejó cuando se dedicaron a promover solamente a ciertos artistas como Celia Cruz y Héctor Lavoe, olvidándose de los demás.

En este momento de su vida, Luigi afirma que le queda un deseo por cumplir: “Hacer una grabación más, en plenitud de mis condiciones. Una grabación que quede para la historia, y que me gustaría firmar con una disquera que promocione ese trabajo, porque ya yo no quiero grabar solo por grabar”.

Todo un personaje que tiene una sitio privilegiado en la WEB del Salsero con Clase, para quien lo principal ha sido tener sentido del ritmo y tener la capacidad de improvisar en el momento que le sea requerido, cuya única necesidad es estar bien acompañado por una orquesta, que haga su parte y que le permita hacer lo que le corresponde a el.

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *